Hidrohide

¿Qué es un hidrohide y cómo se utiliza?
Es un escondite flotante compuesto de tres partes básicas:
– Una mesa con forma de herradura y que se sostiene en la superficie del agua.
– Una rótula de fotografía dónde sujetaremos nuestro equipo fotográfico,
 –Una capota de camuflaje que nos ocultará de ser vistos por las aves.
Permite al fotógrafo ir caminando lentamente dentro del agua, sin ser visto, para poder acercarse a las aves o estar echado en el lodo acuático haciendo fotografías, siempre en contacto con el agua. 
El fotógrafo y su equipo fotográfico, compuesto por un cuerpo de cámara más un teleobjetivo, se hayan cubiertos por una capota de camuflaje. 
 El equipo fotográfico va anclado a una rótula de fotografía (Existen varios tipos y precios en el mercado).
 El hidrohide debe estar unido al fotógrafo mediante un cordón para evitar que este vague libremente por el medio acuático. 
La finalidad de este aparato es poder acercarse a las aves sin que estas desconfíen o noten nada extraño, ya que las aves no lo identifican como algo asociado al peligro. 
Este aparato permite hacer fotografías a ras del agua que resultan mucho más atractivas que desde un punto más alto. 
El hidrohide permite hacer buenas fotografías en aguas tranquilas y con el menor viento posible, de lo contrario, nuestra jornada fotográfica puede ser una lucha constante contra las corrientes de aire y el oleaje haciendo que perdamos el interés por su utilización.
Para usar el hidrohide se requiere un traje de neopreno, ya que debemos estar preparados para soportar el frío y la humedad durante horas dentro del agua.
Es necesario utilizar un chaleco salvavidas, pues es nuestra garantía de vida en casos extremos. Yo lo utilizo y no me estorba para nada, ayuda al fotógrafo a trabajar mejor y con seguridad.
Trasladarse con un hidrohide por el agua, requiere práctica y experiencia en cuanto a  seguridad, estar algo preparado físicamente y saber nadar (si no quieres jugártela).
Además, es necesario tener conocimientos sobre las costumbres de las aves, hacer un uso adecuado ante ellas, minimizando los movimientos y también respetar la vegetación circundante y subacuática.
Es necesario en muchos casos contar con los permisos adecuados solicitándolos a los responsables de los humedales y/o a los responsables de Medio Ambiente, por hallarse dentro de parques o reservas naturales, por ser especies de aves protegidas, por pertenecer a una confederación hidrogáfica determinada o por estar gestionados por empresas o pertenecer a ellas. 
Además de contar con un permiso, si es necesario, hay que hacer caso de las advertencias indicadas en los embalses o cualquier medio acuático si estas existen.
En cualquier caso, nunca nos debemos aproximar a las presas de los embalses, canales, etc, por nuestra propia seguridad, ya que es donde más peligro existe por el riesgo de absorción.
 En ocasiones puede llevar horas acercarse a un grupo de aves acuáticas, dependiendo de lo desconfiadas que estas sean o de lo complicado que sea el fondo subacuático. No conviene olvidar que es mucho más importante nuestra vida que conseguir una buena fotografía.

CONSTRUCCIÓN DE UN HIDROHIDE:

1. Se adquieren 6 planchas de poliestireno extruido en una tienda de materiales de construcción. Esto es si se  se escoge una altura de 4 planchas. Esta es de 100 x 60 x 6 cm. 
 2. Estas planchas de poliestireno de 6 cm. de espesor vienen con una pestaña en el canto por defecto para poder solaparlas, ya que están destinadas a su uso en la construcción. Se puede cortar con un serrucho para hacer el canto uniforme.ver foto 3
3. Al hidrohide he dado una altura de 4 planchas al poliestireno, aunque con sólo tres planchas es suficiente. Es cuestión de gusto a la hora de dar la altura a nuestro teleobjetivo. Pensad también la rótula que queréis poner, esto os ayudará a escoger el  número de planchas. Si escogéis una rótula "gimbal"os conviene poner 3 planchas (para que el objetivo no os quede muy alto) y si escogéis una rótula de bola de poca altura pues podéis poner 3 planchas ó 4. (Cuestión de gusto).
4. He cortado las maderas de pino de 18 mm de espesor y les he dado esta forma. He dibujado la misma forma en las planchas de poliestireno y las pegué con cola especial para poliestireno, pero no me dio buen resultado (se despegaban). Después de probar con cola blanca, lo que mejor resultado me dio fue pegarlas con silicona de secado rápido. La tabla grande tiene 100 cms. de largo por 50 cms. de ancho. el rebaje del medio es de 6 cms. Las dos pestañas sin rebajar tienen 22 cms. (para poder empalmar las otras dos a la misma medida). Los rectángulos separados de los lados tienen 50x 22 cms.
Importante: Una vez está todo pegado se cortó el poliestireno con un serrucho perpendicularmente a las tablas para cortar lo que sobraba.
5. Llega la hora de colocar las bisagras y con el conjunto bien asentado en el suelo coloco dos bisagras a cada lado. Todo debe estar bien alineado.
6.  Se puede ver como quedará plegado para el transporte en el maletero. Aquí no hay que cometer errores y cada uno debe ajustar las medidas al maletero de su coche.
7. El tubo de aluminio es de 1´6 cm. de exterior y corté varios a 10 cm. de largo. Servirán para encajar dentro del tubo los tubos de dos o 4 mm. más estrechos que servirán para sujetar la capota que hace de techo. Hay tapones tipo patas de sillas en tiendas de bricolaje para tapar por ambos lados, aunque el tapón de la izquierda será posteriormente seccionado y sirve para que el tubo de aluminio no se cuele para abajo por dentro del agujero del hidrohide.

8. Se corta el taco de plástico por la línea seleccionada. Quedará un agujero y será para que entre el tubo de color verde y hará tope contra el tapón negro inferior derecho. En la imagen, el tubo está en horizontal, pero la parte de arriba, es la que está seleccionada. Para hacer el corte, puede utilizarse una navaja o un arco de sierra.

9. Aquí vemos el tubo verde que soportará la capota del hidrohide (junto con otros 5 tubos más), encajado en el trozo de tubo de aluminio de 100 mm de largo. Esta es la misión que tienen ambos tubos, encajar uno dentro del otro.
10. Aquí vemos dónde va colocado el tubo del medio, respecto a las bisagras, colocado próximo al borde exterior del hidrohide.
11. En la fotografía inferior vemos los tubos encajados en la parte final del hidrohide, la popa, por decirlo de alguna manera.
12. Vista general de la colocación del total de los tubos verdes que van encajados en los trozos de tubo de aluminio. Las longitudes de los tubos deben ser de la misma medida.
13. En la parte inferior del hidrohide van pegados dos trozos de madera en forma de "T" enfrentadas por su base para que podamos atornillar un cierre rápido del tipo "cierre de maleta" para permitir plegar el hidrohide cuando lo tengamos que transportar en coche.
14. Una vez pegadas las placas de madera a las planchas de poliestireno con cola blanca para madera, he sellado las juntas de alrededor para proteger la zona encolada y aislar al máximo de la humedad que puede deteriorar la madera o la adherencia entre madera-poliestireno ya que el uso del hidrohide estará destinado en el agua.
15. Una vez puestos los dos cierres tipo maleta y un asa abatible en el centro para coger el hidrohide cuando tengamos que cargar con él, le doy varias manos de barniz para que sea más impermeable. Este es el aspecto del hidrohide plegado.
16. Otra vista del hidrohide plegado. Como veis, poco a poco, va tomando forma. Si nos fijamos en el centro de las patas plegadas del hidrohide, hay unas arandelas grandes con un agujero pequeño y he pasado unas varillas de aproximadamente cuatro o cinco mm. para asegurar el encolado de las planchas del poliestireno estruido, ya que las había pegado con una cola especial indicada especialmente para las planchas de poliestireno y habiéndolas dejado secar una semana no sirvió para nada. Lo que mejor resultado me dio para pegar las planchas, fue la silicona blanca de secado rápido. (¡¡IMPORTANTE!!).
17. En esta foto, vemos como se unen los tubos horizontales a los arcos que harán la bóveda del techo. He rebajado el extremo del tubo con la ayuda de una amoladora recta de 500 w. y después de abrazar el tubo le he colocado una junta tórica de las que se utilizan en fontanería e hidráulica, con el diámetro menor que el diámetro del tubo de plástico para que no se suelte o se mueva. He empleado éste método por ser sencillo y rápido.
18. La foto muestra los tubos ya montados y la forma del hidrohide armado.
19. Esta parte es necesario trabajarla con delicadeza, pues de ello depende que nuestro valioso equipo fotográfico no se caiga al agua y sea irrecuperable para siempre.
 Consiste en una tabla de madera rectangular de 20x12,5x2,2 cm. respectivamente le he hecho un agujero ancho y un poco avellanado, no muy profundo. Dentro del agujero ancho, he hecho uno más pequeño del mismo ancho o grosor que debe de tener la  rosca de la rótula fotográfica, es decir, que debemos conseguir un tornillo que enrosque en nuestra rótula y sea lo suficiente largo para que pase por el agujero de la madera y nuestro equipo de fotografía esté seguro. Para que la cabeza del tornillo no gire, he mezclado cola blanda con virutas de serrín, lo he compactado y lo dejé secar. Hasta ahora, no me ha dado ningún problema, a pesar de usar telescopio acoplado a una cámara bastante pesada o teleobjetivo más la cámara fotográfica. La tabla a su vez, va atornillada con 4 ó 6 tornillos a la mesa del hidrohide. (Ver ejemplo en la foto 21).
20. Esta capota la hice con tela de la que se utiliza para la jardinería, en principio, parece buena, pero no lo es del todo, ya que se desgarra si hacemos bastante fuerza en ella (hay que pensar si se levanta viento fuerte, aunque tengamos que abandonar). Es oscura y opaca, eso viene bien para que las aves no nos vean, ni vean nuestra silueta a contraluz. En principio, me hubiese gustado mejor que fuese de camuflaje, pero quise que me saliera más económico y no me preocupé demasiado, puesto que encima de esta tela va a ir una red de camuflaje. Las líneas rojas, marcan por dónde he tenido que coser la tela. Por la parte de delante, también he tenido que coser o unir las telas con hilo resistente y aguja apropiada al grosor del hilo, justo por donde bajan los dos tubos, (como en la foto).  
21. El hidrohide consiste en una mesa flotante con forma de herradura, con un punto de anclaje en la parte delantera para sujetar nuestra cámara. En la imagen, está desprovista de la capota y el armazón que la soporta para hacer más visible el aspecto de la mesa. 

22. Este es el aspecto que tendrá el hidrohide una vez plegado y metido en el maletero del coche. Es importante tomar bien las medidas del maletero antes de pensar en la construcción de un hidrohide plegable. Además, tendremos que pensar en tener espacio en nuestro maletero para la capota, los tubos que forman el armazón, traje de buceo (yo, por lo menos lo uso), ropa para cambiarnos y el equipo fotográfico.
23. Tengo otra versión de la capota. Esta es más reducida y de camuflaje. Se recoge, plegándola con un giro de manos, es muy rápida de plegar, pesa poco y ya viene confeccionada (su utilidad está destinada para guardar los perros de caza en las monterías, pero la desfondé y puedo entrar en ella por debajo). Únicamente hay que desfondarla, hacer una abertura por delante para sacar el teleobjetivo (yo cosí una cremallera ancha en sentido horizontal) y hacer más opaca la red delantera por donde observamos las aves a través de la red (cosí otra red, tipo mosquitera más oscura, para que no me vean las aves).
24. Cuando se solicitan permisos es normal que quieran ver el hidrohide antes de permitirnos su utilización en el embalse, puesto que debe cumplir con unas serias normas de seguridad. 
El hidrohide debe estar en todo momento unido al fotógrafo mediante un sistema seguro para que en caso de soltarlo, este no navegue libremente por el embalse y vaya a parar con nuestro equipo fotográfico a un lugar donde no hacemos pie y sea peligroso recuperarlo. La utilización debe cumplir una serie de normas de seguridad y es conveniente estar en buena forma física, pues los embalses en Asturias tienen bastante calado y abundante fango. 
Además, se trata de intentar hacer buenas fotografías y disfrutar con el trabajo que hacemos de la manera más profesional posible, y a través de la experiencia, poder hacer más llevadera nuestra afición .
Fotografía: Joaquín Pérez López con los responsables de Arcelor Mittal, Gerardo Alonso y José Suárez
Desde FOTO Y VIDA SALVAJE les doy las ¡¡gracias!! por hacer posible mi trabajo fotográfico y por colaborar de esta manera con el Medio Ambiente.
Conviene señalar que aparte de las normas de seguridad anteriores, hay unas normas éticas que tod@s debemos respetar. Estas normas son igual de importantes que las anteriores:
-Se debe respetar al máximo la vida y costumbres de las aves salvajes de cualquier especie, especialmente en períodos de muda, cría y nidificación. 
-No se debe molestar a las aves si notamos que estamos causándoles molestias o hacemos imposible su estancia de paso migratorio, de reposo y alimentación haciendo que levanten el vuelo contínuamente. 
-No existen aves más dañinas, ni más comunes que otras en el complejo mundo de la biodiversidad de las especies. Todas son necesarias, nos guste o no. 
-La vida de las aves y el respeto por la naturaleza es mucho más importante que cualquier fotografía.
 Espero que os haya gustado este post y que disfrutéis de la naturaleza de la mejor forma posible, sin olvidarnos de que todo en la naturaleza, está estrechamente interrelacionado.
Fotografía: Martín pescador (Alcedo atthis) desde el Hidrohide.
Este reportaje quiero dedicarlo a varias personas que me han ayudado y animado siempre a fotografiar la naturaleza y a compartir sus conocimientos y experiencias:
– A mi amigo Rufino, tan buen amigo como apasionado ornitólogo, por compartir conmigo salidas por los humedales de Asturias. 
–A mi amigo José Antonio de Moreda (Asturias), excelente persona y mi amigo en el trabajo. Por su amistad y por compartir conmigo charlas sobre la naturaleza y la fotografía en los ratos libres de descanso.
–A mi amigo Arturo de Miguel por ser la primera persona en llamarme fotógrafo de la naturaleza, por dar mucho, sin pedir nada, por crear obras de arte sobre la temática de la naturaleza con sus manos y sus pinceles, por ser tan buen artista como amigo y que además trabaja en temas de la naturaleza. 
(Su blog, debajo de estas líneas).
elpintorylanaturaleza.blogspot.com
– A mi amigo José María Fernández-Díaz Formentí la persona con quien más experiencias compartí con la fotografía de la vida salvaje en los ecosistemas terrestres y acuáticos, por inculcarme la pasión por la fotografía y enseñarme las mejores técnicas, sin recelos, sin secretos y por su gran amistad.
formentinatura.com  

7 comentarios:

  1. Excelente explicación de cómo hacerte un hidrohide, el mío es algo parecido, aunque viendo esto puedo mejorarlo, de hecho tuve el mismo error en el pegamento que está diseñado para pegar estar planchas, al meterlo al agua parecía que se derritió jeje, si algún día me hago otro estaré muy pendiente de tus explicaciones, lo único que no me quedo muy claro es eso del cierre, además me da la sensación que lo llevas por la zona que va agua, en los lugares poco profundos supongo que ira todo el rato rozándose, no??, yo tengo algo parecido entendiendo con ello que este cierre es para que los laterales no se cierren al meterlos al agua, mi cierre va a riba es algo incomodo pero es efectivo, yo también cometí el error de poner una madera muy pesada y ahora todo pesa unos 13 kilos, una pasada viendo lo poco que pesan algunos que he visto, por cierto las fotos que te he mandado a tu email son de ayer con esta técnica.
    Un Saludo y gracias por tu información.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pedro Trejo. Magníficas fotos las de tu blog que por supuesto visitaré en más ocasiones siguiendo tus entradas. Lo de los cierres de maleta los puse por debajo porque los había visto puestos en otros blogs por la parte de arriba y no me daban mucha confianza de rigidez o estabilidad del conjunto. Los que yo puse en el mio no se rozan y van muy bien, son graduables en la medida por si quieres apretarlos más o menos. Muchísimas gracias por ser el primero que me comenta esta entrada que tanto me costó hacer, ya que para subir las fotos y las explicaciones primero tuve que construir el HIDROHIDE. Un placer para mi saber tu opinión acerca del escondite flotante (hidrohide).

    ResponderEliminar
  3. Vaya reportaje guapo. Me lo guardo a Favoritos. Yo solo le añadiría lo que he visto en otros. Un recipiente de plástico estanco para guardar móvil, llaves, tarjetas de memoria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rojo Cabreado: El recipiente puede ser una especie de taper con tapa de rosca y totalmente estanco, pero sobre todo que nunca se caiga al agua y esté bien sujeto al hidrohide. Podemos ponerle una goma y sujetarlo a una de lsa varillas o una cuerda para atarlo y pegarla al recipiente con silicona de secado rápido.Yo dispongo de un recipiente en el hidrohide como un accesorio para la llave, bateria y tarjetas de memoria sólamente. Excluyo el móvil porque no me gusta llevarlo encima para hacer fotos desde el hidrohide. Saludos

      Eliminar
  4. Gracias por compartir!!
    He compartido este artículo en la web de photodigiscoping.com ya que me parece muy interesante... a ver si me animo y me fabrico uno!!
    Tan bien explicado a uno le entran ganas!!
    Gracias de nuevo y un saludo,
    Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola fasciatus: me alegro de que te haya gustado el artículo y que lo compartas en la web. Si crees que puedes sacarle partido a un hidrohide no lo dudes, construye uno y si utilizas poliestireno extruido dale menos altura, con tres planchas de espesor va sobrado para soportar el equipo. A decir verdad, el mio soporta mi equipo y mi peso en el agua ya que este material tiene una capacidad de flotación increíble. Si te encuentras con un prolblema durante la construcción, no dudes en preguntarme. Saludos.

      Eliminar