viernes, 2 de agosto de 2013


La vida de la oruga (Yponomeuta evonymella)
(Foto: Fíjense en la corteza de este árbol, envuelta por la seda de una especie de oruga. La causante de este fenómeno es la (Yponomeuta evonymella).
Tomé las fotos de este reportaje el 03 de Junio del 20013, referentes a la vida de las orugas del género Yponomeuta. Esta especie es en realidad una mariposa nocturna en su fase de oruga, es decir, antes de la metamorfosis. Puede tratarse de la especie (Yponomeuta evonymella), casi con toda seguridad aunque no se puede certificar el pleno acierto de la especie ya que algunas especies de orugas son tan semejantes en apariencia, que sólo se pueden distinguir por sutiles diferencias observadas en el microscopio.
La oruga del género Yponomeuta envuelve con su seda los troncos de los árboles para protegerse de los pájaros. Cientos de orugas están por todas partes tejiendo con su seda y envolviendo los árboles enteros, desde su base hasta lo más alto de las ramas.
El día que lo observé por primera vez, me llamó poderosamente la atención y no pude resistirme a hacer un reportaje fotográfico sobre esta curiosa forma de vida de las orugas.
Cientos de orugas estaban dispersas por todo el árbol y de un sólo hilo de seda pendían decenas de orugas.
Mientras hacía las fotos, había algunas orugas que caían desde lo alto del árbol, algunas en el suelo y otras sobre mi. Algunas morían al estrellarse contra el suelo. Las llevé sin saberlo en mi coche e incluso después de dos días, tres orugas se desplazaban por mi oficina donde proceso las fotografías, posiblemente transportadas en la mochila de fotografía.
Fue difícil hacer las fotos a los árboles envueltos de seda, puesto que estaban en sombra por algunas zonas y en otras les daba el sol a la tela. Por esta causa tuve que usar flash y un reflector de luz para poder atenuar las sombras intentando hacerlo lo más natural posible y que se viera una imagen natural, con sombras que tuviesen detalle en la imágen. Usé un potente flash nikon separado de la zapata de la cámara y un reflector enfrente del flash apuntando a 45º hacia la zona en sombra. Para ello conté con la ayuda de mi amigo Manu, (bombero y experto del FAPAS) que me sujetó el flash o el reflector de luz mientras hacía las fotos.
En varias semanas intenté obtener información sobre la especie de orugas en concreto. Consulté varias guías de orugas y mariposas de Europa sin encontrar resultados acerca de la especie. Había encontrado alguna información en internet, referente al mismo caso en Rotterdam con un vídeo demostrativo sobre el caso, pero era el único que vi en la red. Seguro que habría más, pero desistí de mirar más en internet y se lo comenté a mi buen amigo Chema Formentí (médico, fotógrafo, naturalista y escritor) que se prestó a ayudarme en la identificación. Sólo me quedaba por último acercarme a la Facultad de Biología de Oviedo, cuando me llamó mi amigo Chema y me dijo el Género al que pertenecía y la posible especie también (Yponomeuta evonymella). Desde aquí mi agradecimiento por tomarse su tiempo en la identificación de la especie de oruga y de una planta que fotografié en Picos de Europa, ya que después de consultar también varias guías especializadas en flora de Asturias y de España, así como de los Picos de Europa y la Cordillera Cantábrica no venía por ningún lado. No es la primera vez que ocurre, ni será la última. La naturaleza en Asturias no deja de sorprenderme.
En fin, voy a presentaros las fotos que saqué en el humedal del embalse de San Andrés cerca de una sauceda. Aunque he observado que el trabajo de las orugas está repartido por casi todo el humedal.
Yponomeuta evonymella. (foto 1, vista cenital o superior).
Yponomeuta evonymella. (foto 2, vista frontal).
Yponomeuta evonymella. (foto 3, vista lateral).
Yponomeuta evonymella. (foto 4. vista inferior).
Yponomeuta evonymella. (foto 5. Posición de cabeza alzada).
Yponomeuta evonymella. Grupo de orugas sobre su tela de seda.
Yponomeuta evonymella. Grupo de orugas tejiendo cordones gruesos que penden del árbol.
Cientos de orugas se desplazan por el envoltorio de seda que cubre a un sauce blanco (Salix alba).
Incluso este árbol con la base inundada no es un problema para las orugas que parecen estar bien adaptadas a las condiciones climáticas de un humedal. Las orugas se concentran desde la base del árbol hasta su copa. En la orilla de la charca he comprobado la existencia de orugas, aunque algunas se mueren ahogadas y otras al precipitarse desde el árbol ya que tienen el cuerpo blando.
Yponomeuta evonymella. Esta oruga puede construir hilos, tela y cordones de seda muy resistentes a la rotura. Es frecuente ver decenas de orugas colgando de un solo hilo de seda.
Es muy llamativa y resistente la envoltura de las orugas (Yponomeuta evonymella).
Aquí se pueden apreciar los hilos colgantes que penden con pequeños grupos de orugas (Yponomeuta evonymella).
Las orugas de la especie (Yponomeuta evonymella) se alimentan de las hojas de los sauces blancos (Salix alba).
Las orugas van tejiendo de seda todo el árbol desde el tronco hasta los extremos de las ramas. Lo utilizan como un efectivo mecanismo para protegerse de los pájaros (uno de sus principales depredadores).
El tamaño de las orugas varía entre 2 y 3 cm. Algunas orugas son de color marfil con puntos oscuros en los lados, en cambio otras, son de color gris oscuro con puntos más oscuros en los flancos.
Estas sedas envueltas en los arboles, aparecen sólo en la fase de oruga, antes de que se produzca la metamorfosis y aparezcan posteriormente unas mariposas nocturnas de alas blancas con puntos negros y largas antenas.
En algunos árboles las orugas de seda (Yponomeuta evonymella) comienzan a tomar el árbol desde el suelo, si no hay charcos que hagan imposible ascender desde la base, cubriendo las hierbas, la tierra, palos y hojas caídas.
Algunas sedas tejidas por las orugas tienen una tonalidad más clara, debido a la luz que influye sobre ellas o dependiendo de las capas más claras que tengan por dentro de la seda exterior.
Este sauce blanco (Salix alba)está totalmente envuelto por una fina capa de seda. Se percibe más en las ramas superiores.
Las orugas hacen un laborioso trabajo ante los depredadores.
Las orugas decoran en las saucedas un paisaje misterioso. Sería interesante señalar que en principio, la tela de seda que envuelve al árbol y las decenas de orugas dispersas por el árbol que se alimentan de hojas del sauce blanco no parece ser dañino para los sauces. Aunque no es un dato científico, pero en su fase incipiente parece no ser nocivo para el árbol. Estas raíces descubiertas (al aire) del sauce fotografiado se debe a que estos sauces están en un terreno pantanoso y cuando ha bajado el nivel del pantano han quedado al descubierto y las orugas han aprovechado para cubrirlas con la seda que producen.
Las orugas, aparte de estar sometidas a una considerable cantidad de enfermedades, también tienen depredadores y parásitos de muy diversos grupos, como las arañas, ácaros, insectos carnívoros como los escarabajos, avispas, chinches, tijeretas, hormigas, larvas de neurópteros (hormigas león, crisopas, etc.), reptiles, anfibios, mamíferos y aves (incluso aves nocturnas). Algunas orugas descienden por un hilo de seda utilizando este método como mecanismo de defensa, en cambio otras se dejan caer desde el árbol volviendo a trepar por él después (las que sobreviven al impacto).
Espero que os haya gustado, hasta la próxima...

16 comentarios:

  1. Impresionante entrada, Joaquín. Tenía la especie y no me acordé de llamarte, pero veo que el problema está resuelto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Arturo. Te lo agradezco de todos modos. Me alegro de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Hola Joaquín...impresionante. Una pasada de entrada, por la clase didáctica y por la calidad de la fotográfica. Lo dicho Joaquín, una preciosidad. Un abrazu.

    ResponderEliminar
  4. Heel mooi gefotografeerd maar wel triest de bomen bezwijken er onder.

    ResponderEliminar
  5. Caro amigo

    O Olhar que eterniza
    ema cena assim,
    transforma vidas
    com o poder da beleza.

    Que em teu coração,
    a vida possa dançar
    a música da alegria.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, si que salieron buenas fotos en ese pequeño bosque que tanto nos sorprendio.
    Un saludo.
    Manu Luengo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Manu. Un placer contar contigo como participante de las fotos y visitante del blog. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Joaquín.

    Me ha sorprendido gratamente tu reportaje fotográfico y tu información. Ya tenía olvidado el tema de las orugas y de las telas que tapan la corteza de esos árboles desde el día de la colocación del nido para el Águila Pescadora.

    Te felicito por tu perseverancia en la investigación y por tus magníficas fotos.

    Un saludo.

    Luis García (Fapas)

    ResponderEliminar
  9. Hola Luís, me alegro de que te haya gustado el reportaje. Hacéis un buen trabajo en el FAPAS por la naturaleza en general. Yo personalmente os lo agradezco y espero que las generaciones futuras también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, educativo, perfecto y un trabajo con gran esmero. La verdad que me encantan los blogs que aportan enseñanza.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro

    ResponderEliminar
  11. Hola Rosa María. Muchas gracias. Un placer para mi que visites mi blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Paso otra vez y no puedo salir sin darte las gracias por hacerme llegar esas imagenes que son grandiosas. Considero que para verlas incluso pagaría. Has hecho un trabajo perfecto amigo Joaquín.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a ti Rosa María.
    Es un placer y un lujo tu bonita dedicatoria a mi trabajo con la fotografía.
    Me gusta mucho visitar tu blog y aprender también con tu trabajo que me parece sinceramente grandioso.
    Sigue deleitándonos y enriqueciéndonos con tus magníficos poemas que sin duda aportan un incalculable valor cultural en nuestra sociedad y nuestras vidas. Siempre es un placer amiga Rosa María. Te deseo todo lo mejor. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola!

    He encontrado algunas orugas exactamente iguales a estas en un "árbol del paraíso" (Melia azedarach) en el centro de España. No había muchas, y la mayoría estaban muertas. Vi una pequeña franja de seda tejida en el árbol.

    ¿Es posible que sean de la especie Yponomeuta evonymella a pesar de estar en este árbol? Si es así, ¿cómo debo cuidar a la que he rescatado? Me he llevado una corteza del árbol y algunas hojas frescas y la he metido en una caja envuelta con una malla. Pero de momento no ha comido nada. ¿Tengo que buscar hojas de sauce blanco?

    Sé que este post es algo antiguo, pero (al igual que te pasó a ti) no he encontrado más información sobre la especie. Por desgracia, yo no tengo ningún amigo experto :)

    Gracias por cualquier consejo que puedas darme. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar